Archive for the ‘CARNAVAL ABANQUINO’ Category

HISTORIA DEL CARNAVAL ABANQUINO

18/06/2012

 HISTORIA DEL CARNAVAL ABANQUINO                                                     Versión: Rolando Luna Valer   No sabemos con exactitud desde cuando el Carnaval Abanquino llega a fusionarse con la influencia española e italiana, pero su origen data desde tiempos remotos, es decir, desde la ocupación Quichua en el valle de Amancaes, siendo su origen las fiestas del agua, donde se realizan ritos, en los siete riachuelos que baja del nevado Ampay a regar el fértil valle de Abancay, estos ritos que realizaban los jóvenes, concluían con una competencia de valor entre los varones, que representaban a diferentes grupos familiares, surgiendo así los juegos del Paqui y el Sejollo, que consiste en demostrar la fortaleza ante los azotes que se efectuaban entre contrincantes, usando la Huaraca y el Liwi con puntas de metal. Quien ganaba la competencia era muy respetado y reconocido en su poblado, juegos que hasta hoy se realizan.   Esta festividad en la cultura andina estaba relacionada con la aparición de los primeros productos otorgados por la Pachamama los que se ofrecían a los Dioses Tutelares en señal de agradecimiento, ritual que hasta hoy se cumple.   Por otro lado sabemos que el carnaval fue introducido por los invasores peninsulares con prácticas mascarezcas, alegóricas, burlescas y festines, acompañados de abundante comida y bebidas alcohólicas, este carnaval se manifiesta como expresión del libertinaje, siendo su origen la Cultura Romana, En occidente se toma esta figura antes de la Cuaresma Católica, como síntesis del mundo diabólico, promiscua y desordenada, para luego darse un espacio de arrepentimiento y recogimiento en los días de cuaresma.   Al fusionarse ambas expresiones culturales dan origen al Carnaval Abanquino, agrícola, ganadero en sus comienzos, siendo motivo de rituales de agradecimiento a la pachamama a través de la T`inka, fue motivo de importantes actos de intercambio, integración y armonía entre miembros de la comunidad siendo a su vez expresión natural, de alegría, danza, música, canto, bromas, picardía y juegos, parentesco de tipo espiritual, alianzas para establecer parejas.   De otro lado el Carnaval Abanquino, esta relacionado con la historia de la ciudad, por ende ligado a la formación de la gran propiedad de tierras durante el Virreinato, posteriormente en la República toma importancia con la presencia de capitalistas extranjeros entre Ingleses e Italianos.   El carnaval se caracteriza por ser pícaro, gracioso y movimientos ágiles. El Carnaval Abanquino, en sus orígenes era de corte mestizo acompañado de música de cuerdas y de cascabeles, las canciones eran interpretadas por varones y mujeres en contrapunto, con letras pícaras, burla, ternura y alegría. Esta es una de las características del Carnaval Abanquino desde sus orígenes hasta nuestros días. En los últimos tiempos es notoria la fusión de diferentes instrumentos, de cuerda, percusión y viento, como la guitarra, el charango, la mandolína, la quena, la tinya y los cascabeles.   Según el Profesor José Miranda en su obra “Abancay Provincia Andina” refiere que la yunza (cortamonte), es adquirida como costumbre popular desde el año 1935, por iniciativa del señor José Roel (natural de Huánuco), un numeroso grupo de damas y caballeros realizan la primera yunza o mallqui en la Quinta Villagloria, gustó tanto que sus comparsas reemplazaron a las tradicionales pandillas de antaño, desde entonces luego de degustar el delicioso Timpu (Puchero), las pandillas salen de las casonas o quintas donde se realiza la yunsa a recorrerlas, al compás de guitarras, charangos, mandolinas, quenas y tinyas, interpretando canciones llenas de alegría y burla.   Se inicia los carnavales con la llegada del día de los Compadres, que es un día jueves, donde inician juegos con agua, talco, serpentinas, picapica y el infaltable aguardiente de Pachachaca y de la Hacienda “San Gabriel”, la chicha de jora y suculentos platos, como: el puchero o huma timpu el “levanta muertos”, chicharrones, asado de res (huactacanca), acompañados de choclo, papas la uchucuta, seguido del “paseo” hasta el amanecer.   Según la tradición popular, la yunza se levanta en las esquinas de los diferentes barrios como: Huanupata, Olivo, Mercado Central, Barrio “La Victoria”, esquina de la Av. Arenas con Núñez (esquina del Pisonay), Patibamba, los participantes asisten obligatoriamente luciendo los trajes abanquinos.   Al presentar este trabajo sobre el “Carnaval abanquino”, quiero aclarar que no somos dueños de la verdad, toda vez que han transcurrido casi 90 a 100 años hasta ahora, motivo suficiente para que muchas costumbres importantes pasaran al olvido. Existen algunas crónicas sobre el tema escritos por periodistas de la época como el profesor Guillermo Viladegut, cariñosamente llamado “PAPI VILA” y el periodista colegiado Guido Guzmán Ballón, ambos fieles defensores del carnaval abanquino.   También quiero agradecer la colaboración de los señores Bonifacio Barazorda, Señor Luis Salcedo y Esposa Andrea Zúñiga, Elías Sosa Loayza y a mi señora madre Esther Valer Viuda de Luna, grandes carnavaleros de la época de oro de nuestro carnaval según mi criterio.   A partir de los últimos años de la década de los 60 e inicio de los 70, suceden algunos hechos que han incidido directamente en las tradicionales costumbres del carnaval abanquino, tales como:   De acuerdo al cronograma de carnavales hasta los 65 eran 4 o 5 días de fiesta hasta el día miércoles de ceniza, pero por disposición del presidente Fernando Belaunde Terry en su primer gobierno, se suspenden estas fiestas y se cambian por festejos de cuatro domingos del mes de febrero o marzo iniciando el día domingo de carnavales.   Llegan a la ciudad de Abancay coincidentemente varios ciudadanos de Puno, Sicuani y nuestra provincia de Grau. Quienes de a poco introducen la mandolina como instrumento del carnaval, la quena cambia sustancialmente la manera de ejecutar tradicionalmente y se introducen una serie de adornos musicales, como los famosos “codos o recodos” (adorno musical entre estrofas), la mandolina por su sonido agudo empieza a dominar a nuestro tradicional charango, condenándolo a desaparecer como ya sucedió con el chillador.   A consecuencias de lo indicado, se empieza a perder algunas costumbres tradicionales como compadres y comadres, las fiestas sociales y el entierro del ÑO CARNAVALON y se introduce el concurso de comparsas carnavalescas.  Se introduce el concurso del carnaval campesino, el concurso provincial de carnavales, el concurso de timpus o pucheros y el concurso de comparsas infantiles.   En la gestión municipal del arquitecto Marco Gamarra Samanez se recupera la costumbre de comadres y compadres adoptando otros matices, se instaura también el concurso de traje típico abanquino.       Versión: Bonifacio Barazorda Montoya   El Valle de Abancay, en la época del incanato ya era considerado como valle “QUECHUA” y por estudios realizados sobre la época los habitantes ya realizaban actividades como el pago al agua, con cierto tipo de danzas, rindiendo culto a los ríos; ÑACCHERO, CHINCHICHACA.ULLPUHUAYCCO, COLCAQUE, CONDEBAMBA, MARIÑO, lo que podría haber sido la base para la iniciación del carnaval abanquino.   En los años 1910 al 1930 aproximadamente se realizaban fiestas en las haciendas ILLANYA y PATIBAMBA organizados por los patrones, porque Abancay era paso obligado para los viajeros que venían de otras ciudades, especialmente comerciantes, quienes realizaban trueques, y por las noches se organizaban fiestas en los ranchos, especialmente en HUANUPATA (esquina jr. Lima con calle Andahuaylas), donde cantaban con diferentes estilos, los mismos que han servido para de a poco ir formando el carnaval abanquino que es único por sus características propias. Es sabido que antiguamente la quena y la tinya fueron los dos instrumentos típicos del carnaval abanquino luego fueron incorporándose la guitarra, el charango, el chillador (Hoy desaparecido) y el cascabel.   A partir de los años 1930 nuestro carnaval adquiere características definidas, aclarando que fue un señor Huamanguino Carlos Rosel, quien era jefe de la caja de depósitos y consignaciones (Hoy banco de la nación) organizó en el año de 1942 una yunza al estilo del centro del país y con esto se completa lo que fue el carnaval abanquino hasta las 70s.   Sintetizando lo que fue el carnaval de antes, empezaba con la fiesta de comadres, donde los compadres armaban muñecas burlescas y se armaban fiestas, especialmente familiares donde tocaban y cantaban con puros contrapuntos satíricos, llenos de picardía, esta fiesta son los jueves antes de carnaval.   Compadres: está dedicada a los compadres, para cuyo efecto, las comadres también hacían muñecos con cuernos y las colgaban en las esquinas mas concurridas y de igual forma se armaban fiestas similares a los de compadres esta fiesta se realizaba un jueves antes de carnavales.   ENTRADA DEL ÑO CARNAVALON  El municipio es el encargado de organizar la entrada del ño carnavalon donde participan personajes de singular chispa, que en cada esquina leían las ordenanzas del ÑO CARNAVALON, que generalmente era todo lo que debían hacerse por carnavales, donde no faltaban los músicos, comida, tragos etc.   Por la noche se organizaban BAILES SOCIALES, en el Club Unión, allí asistían personas invitadas, con disfraces para no ser reconocidas, la fiesta de los adinerados era en HOTEL DE TURISTAS, y otra para la gente “pobre” en la Sociedad de Artesanos, en estas fiestas se elegían a sus respectivas reinas del carnaval a si mismo en el Mercado Central se realizaban la gran verbena popular, allí se servían ponches, te piteado etc. Y obligatoriamente llegaban las pandillas (HOY COMPADRES) y se realizaban contrapuntos cantando a quien lo hacía mejor.   Los días domingos, lunes, y martes estaban dedicados a jaranear y habían yunzas de familias, de barrios y de instituciones, donde no intervenían las bandas de músicos, sino eran con músicos que seguramente tenían un físico envidiable por que amenizaban de 3 a 4 días.   MIERCOLES DE CENIZA  Esta costumbre hoy en día está desapareciendo, en este día se realizaba el ENTIERRO DEL ÑO CARNAVALON. El municipio organizaba con la colaboración de ciudadanos varones, mujeres sumamente graciosos, y hacían con cajón o ataúd, donde supuestamente estaba el ÑO CARANAVALON muerto y rodeado de sus viudas, grupos de lloronas de luto acompañado de una banda de músicos, donde por ratos tocaban música fúnebre y otras cantaban canciones como:  •Señor carnavales chailla cutimunqui ina solterallau suyacullasccaiqui.  •Señor carnavales porque te vas pronto porque no te quedas ocho días.   Ciudadanos con singular chispa redactaban su testamento, por decir, dejaba a su viuda principal, sus calzoncillos y sus zapatos a la amante que mejor lo había servido, etc. Y este testamento se leía en las esquinas del trayecto al río Colcaque, antes llamado puente PIÉROLA, donde se arroja el ataúd luego de prenderle fuego, en medio de gritos y llantos de las lloronas y viudas.   Estas escenas de entierro del ÑO CARNAVALON opcionalmente lo realizaban las señoras:   – Juana Oré viuda de Palomino  – Pilar Salcedo de Bocangel  – Genara Montes de Calderón   Quienes eran cariñosamente llamadas las COMADRES muy entusiastas y carnavaleras sin par, adicionalmente quiero recordar a grandes intérpretes de los años 30 y 70 :  – Francisco Luna Cordero, Alberto Trujillo, Manuel Burgos, Anselmo Ferrari, Celso Espinoza, Leopoldo Barazorda, los mellizos Jesús y Cesar Barazorda, Salvador Echegaray, Víctor Manuel Saavedra, Mamerto Sotomayor, Julio Soria, Arístides Urbiola, Ángel Rivas, Cesar Ballón, Ciberio Palomino, Raúl Luna Cordero todos fallecidos.   – Damas: Sra. Elvira Solís de Bocangel, Genara Calderón, Alejandrina Espinoza, Benigna Pareja, MartHa Sosa, Esther Montesinos Romaní (fallecidos)  Sr. Bonifacio Barazorda, Víctor Hoyos, Mardonio Ballón, Elías Sosa, Luis Salcedo, Jesús Solís Soria, Luis Urbiola Cuellar, Hugo Pereyra Romaní y Juan Pablo Monzón.   Sra. Hildaura Calderón, Esther Valer, Irma Trujillo, Jesús Solís Palomino, Olinda Cárdenas de Soria, Inés de Trujillo, Libia Trujillo, Rosa Arenas, Lola Sosa Loayza.

Anuncios